1 de junio de 2017

Australia liberó virus mortal para aniquilar población de conejos

Las estimaciones apuntan a que en las últimas 8 semanas un 48% de los conejos en Australia ha perecido a causa de un virus tan efectivo como el ébola y tan contagioso como la gripe. Parece un escenario dantesco, pero es resultado de una acción deliberada del gobierno de ese país. Y es que si no se llevaba a cabo algo tan radical como esto, se corría el riesgo de perder 300 especies autóctonas.
plaga de conejos en la ciudad
Aunque en la cultura occidental los conejos son adorables, para los australianos son una verdadera plaga, un gran problema que inició a causa de la intervención humana.
En el remoto año de 1859, un colono inglés llevó 24 conejos europeos a Australia. Actualmente, se estima que la población supera los 150 millones. Ante la ausencia de depredadores naturales que equilibren la población, los conejos se reproducían a un ritmo tan vertiginoso que amenazaban la supervivencia de hasta 300 especies de animales y plantas. 24 de estas especies se encuentran al borde de la extinción. Eso sin hacer mención de las afectaciones a la agricultura que superan los 200 millones de dólares al año.
Ante la incapacidad de regular la población con trampas, cercas o cazadores, el gobierno australiano decidió emprender una guerra biológica. En el año de 1951 introdujeron la mixomatosis – una enfermedad mortal para la especie descubierta en Uruguay – y consiguieron reducir sustancialmente la población. Sin embargo, algunos conejos sobrevivieron y se hicieron inmunes a la enfermedad por lo que su número volvió a dispararse.
 Virus K5.

El pasado mes de marzo, el Departamento de Industrias Primarias de Nueva Gales del Sur inoculó un virus llamado RHDV1 K5 en 600 puntos de Australia. El K5 es una variante de un virus hemorrágico descubierto en Corea del Sur. Sólo afecta a los conejos, y es sumamente letal. Los animales mueren en el transcurso de 48 horas y su tasa de mortalidad alcanza el 90%.
Las información preliminar tras casi 2 meses de acción del virus apunta a que la población de los conejos ha mermado en un 42% en las zonas tratadas con el patógeno K5.
La medida parece funcionar muy bien, pero los biólogos fuera de Australia observan con mucha preocupación la dispersión del K5. Si bien el virus no afecta a los humanos, resulta letal para los conejos y en otras partes del mundo no tienen el mismo problema con estos animales.
Por ejemplo, si este patógeno llegara a propagarse en Europa tendría consecuencias devastadoras para los conejos silvestres. Aunque estos pequeños mamíferos no se encuentren en peligro de extinción, otras especies que los suceden en la cadena alimenticia como el lince ibérico serían severamente afectadas por el repentino decremento en el número de presas.
conejo escapando
 ¿Es posible que el virus escape de Australia?
El problema con esta clase de patógenos es que no entienden de fronteras, y el que están usando en Australia tiene la capacidad de sobrevivir varios meses en el medio ambiente. Cualquier viajero australiano podría llevarlo a Estados Unidos, Rusia incluso a territorio mexicano, poniendo en riesgo a la población mundial de conejos.
Para que nos demos una idea de lo grave que puede ser este asunto, recordemos el caso de un médico francés llamado Paúl Félix Armand, que en el año de 1952, después de atestiguar el éxito en Australia, no tuvo mejor idea que inocular a dos conejos con mixomatosis en sus terrenos para librarse de la población. El virus se diseminó por todo el continente europeo y llegó a aniquilar al 99% de los conejos silvestres de algunas zonas. Como si esto no fuera suficiente, algunos biólogos temen que el virus K5 pueda mutar en variantes aún más mortíferas.

0 comments:

Publicar un comentario