20 de junio de 2017

Efecto Espectador, síndrome que impide a testigos intervenir una tragedia

También conocido como Síndrome Genovese, se trata de un fenómeno que “impide” a los testigos intervenir en un crimen, este nombre se inspiró en un caso real que aconteció en Nueva York durante la década de 1960. Actualmente, el fenómeno es más referido por la psicología como “Efecto Espectador”.
asalto motociclistas en mundo E
Hace unos días fuimos testigos de un “Efecto Espectador” que sucedió durante un asalto en la Ciudad de México. Existen al menos dos videos del atraco y una fotografía, el ningún momento los presentes hacen algo por auxiliar a la víctima que yace sin conciencia en el asfalto.
Su nombre más antiguo proviene del asesinato de Kitty Genovese, una mujer de 28 años, el 13 de marzo de 1964 en Nueva York. Durante más de 30 minutos la mujer fue ultrajada y apuñalada. Peor aún, el criminal regresó a la escena 10 minutos después para terminar de matarla. De acuerdo con los registros policiales, al menos 38 personas atestiguaron el ataque… y no hicieron nada.
Cuatro años después del crimen, los profesores John Darley y Bibb Latané examinaron este caso para intentar encontrar las causas y condiciones específicas que llevaron a los individuos a decidir no intervenir en ayuda del prójimo. En uno de los experimentos, en una habitación cerrada, un actor fingía estar mal frente al voluntario. Cuando el voluntario se encontraba solo, ofrecía su ayuda en un 70% de las ocasiones. Pero, si estaba en un grupo (con otros actores que tenían conocimiento de la prueba), su iniciativa para prestar auxilio bajaba hasta un 40%. En otras palabras, mientras más personas había atestiguando el problema de forma pasiva, mayor era la posibilidad de que esa pasividad se mantuviera constante.
En el 2007, una serie de investigaciones retomó el caso Genovese y concluyó que la apatía no fue tan intensa como se creía. La cantidad real de testigos era, como máximo, la mitad de lo que se había registrado. La mayoría simplemente escuchó el ataque, sin poder definir dónde estaba sucediendo y, por esa razón, no pudieron ayudar. Y sí, al menos una persona llamó a la policía.
Sin embargo, el Efecto Espectador sigue siendo estudiado en la teoría, y aconteciendo en la práctica. Los estudios sugieren que incluso los celulares vinieron a incrementar el problema: ahora, las personas prefieren tomar fotografía y vídeo, en lugar de ayudar.

6 factores que originan el Efecto Espectador.

manos de ayuda

1 – La suposición de ayuda.

La idea de que las otras personas que observan el acontecimiento ayudarán a la víctima.


2 – Tendencia a la interpretación equivocada.

La percepción de que la situación no es tan grave, ya que el resto de las personas no reacciona a esta.

3 – Difusión de responsabilidad.

Si fuera posible “dividir” la responsabilidad por lo sucedido con los demás espectadores, la presión para intervenir baja considerablemente.

4 – Sensación de inadaptación social.

La creencia de que, si eres el único que interviene para ayudar, te sentirás extraño frente a los demás.

5 – Búsqueda de pistas sociales.

La decisión inconsciente de “no desafiar al grupo” lleva al individuo a, previo a prestar auxilio, analizar cómo se están comportando los demás.

6 – Ambigüedad de las situaciones.

Es la inseguridad en la evaluación del riesgo y las consecuencias para el individuo, en caso de que decida prestar el auxilio.

0 comments:

Publicar un comentario