28 de julio de 2017

Hombre mata a su propia esposa por reírse de él


La historia comienza con Kristy Manzanares una joven de 39 años que fue encontrada muerta a bordo de un crucero en Alaska el pasado martes.
La investigación apunta a un solo culpable, su esposo Kenneth, de 39 años de edad, luego de que otros pasajeros reportaran ruidos en la habitación de la pareja y donde encontrarían a la mujer sin vida al rededor de las 9:00 p.m.
Por lo que respecta a su esposo, el hombre se encontraba en la habitación cubierto de sangre y cuando se le cuestionó acerca del asesinato, dio una respuesta por demás escalofriante: la mató porque “se había reído de él”.
Ella no dejaba de reírse de mí, declaró a las autoridades.
Muchas personas del crucero coincidieron en la historia; según las declaraciones la noche del asesinato se escucharon gritos y forcejeos procedentes de un balcón y se sospecha que era esta pareja en medio de una discusión.
Los enamorados se encontraban en el crucero para celebrar su aniversario, pero todo se salió de control cuando Kenneth y Kristy discutieron hasta acabar con la vida de la mujer. Kristy se dedicaba a las bienes raíces mientras su esposo manejaba un sitio web. La pareja no se encontraba sola sino que los acompañaban sus tres hijas. 


Sin embargo en toda esta tragedia existe un testigo que llegó antes del incidente:
La sangre se extendió por toda la habitación y estaba en” múltiples superficies. Testigo
Más tarde el testigo confesaría:
Kenneth intentó “agarrar el cuerpo de Kristy y arrastrarla hacia el balcón, pero el testigo intervino – agarrando los tobillos del cuerpo de Kristy para tirar de ella de nuevo en la cabina. Testigo

Más adelante Kenneth diría:
Ella no paraba de reírse de mí…mi vida ha terminado.

Cuando el testigo llegó a la escena del crimen observó lo siguiente:
Llegue al piso nueve, observo a una niña sentada en el regazo de su abuela envuelta en una manta y está sollozando…pero después veo a un hombre salir del pasillo donde sucedió, tenía una camiseta blanca y unos vaqueros. Sus vaqueros estaban completamente cubiertos de sangre y salió diciendo: “No es bueno, no es bueno. Testigo
Kristy falleció en un barco que salía de Seattle, Washington a Alaska, llamado Emerald Princess, el cual transportaba a 3.400 pasajeros y 1.100 tripulantes

Los pasajeros declararon que el día del asesinato el crucero organizaba una cena con la temática de un asesinato misterioso, por lo que esa noche pensaron que todo se trataba de una broma.
El FBI intervino en la muerte debido a que todo ocurrió en aguas internacionales.
Según el perfil de Kristy, era una buena mujer:
En su tiempo libre, Kristy disfrutaba de hacer voluntariado en las escuelas locales y participaba en el Jubileo de los árboles como diseñador de árboles cada año

También le encantaba aplaudir a sus hijas en los partidos de fútbol, pasar tiempo con la familia y estaba aprendiendo a jugar al golf con su marido
Finalmente todos los pasajeros pasaron gran parte de su día en el crucero esperando que se resolviera la cuestión policiaca, lo provocaría inconformidad.
Sientes pena por la familia, pero mucha gente tuvo que esperar’, dijo Lloyd Barrows, un pasajero de Alberta, Canadá.

0 comments:

Publicar un comentario