4 de agosto de 2017

¿Cómo librar la cárcel si matas en legítima defensa?


México.- A un año de su implementación en el país, el nuevo sistema de justicia penal genera aún confusiones no sólo en el ciudadano común sino en los mismos operadores del modelo.El doctor en derecho Erik Rauda recurre a videos en redes sociales para resolver las dudas donde también alerta sobre lo que llama “populismo penal” que sólo busca endurecer castigos.


Recurre a cápsulas animadas para tratar de explicar en redes sociales, de una forma simple y accesible, los temas polémicos y complicados de este nuevo esquema penal, sobre todo para quienes no son expertos en derecho.
A través del diario El Universal, explica que es una práctica común de los políticos que buscan posicionarse para un puesto público es vender la idea de que la solución a la delincuencia es reformar la ley, cambiando los procedimientos penales, endureciendo las leyes, resalta.
“Conceptos como los de pena de muerte, castrar a los violadores, cero tolerancia, son muy populistas y generan mucha simpatía pero la cuestión es que no resuelven nada”.
“Actuar en legítima defensa y actuar como un justiciero es una línea muy delgada; hay una gran diferencia entre actuar como una persona que se defiende, como un acto instintivo de defensa a actuar porque simplemente crees que estás haciendo justicia o porque crees que estás haciendo un bien social, que estás salvando a la sociedad, como un súper héroe”.

Los linchamientos, enfatiza, son el ejemplo claro de justicia por propia mano; es el desconocimiento total de la autoridad, el desconocimiento total de las instituciones. El mensaje en mi cápsula no es que las personas no se defiendan pero es muy fácil rebasar esa línea de actuar por simple venganza e incurrir igualmente en conductas criminales.

En México no se puede permitir la justicia por propia mano, constitucionalmente está prohibida, y si hablamos de retrocesos, la justicia por propia mano es el más grande retroceso que hay, puntualiza Rauda.

0 comments:

Publicar un comentario